dima
  • فلسطين

    Acto 1 Blanco Correr entre una lluvia de piedras y balas, pensar que es el cielo porque el entorno se vuelve blanco, pero parece un infierno porque el aire es tóxico y pesado. Abrazarnos, correr, llorar ver como cuerpos caen en el suelo mientras otros se devuelven a juntarlos. Escuchar ambulancias gritos, ver una lluvia de cebollas caer para sobrellevar los gases lacrimógenos. Esos gases que sofocaron hasta la muerte a tus amigues, a tus seres queridos. Esos gases que te dejaron inconsciente donde sentiste que el color blanco era lo último que ibas a ver. Blanco. Acto 2
    Estrellas de Dinamita. Ver como el cielo se vuelve rojo, como el suelo se sacude como un terremoto a punto de explotar, como el vidrio tiembla sin poder controlarse así como nuestros cuerpos en la madrugada escuchando estallidos que rompen barreras del sonido. Mientras abrazamos nuestros cuerpos, sujetando nuestras manos, escuchando esos truenos imaginarios que suenan desde adentro desde las entrañas. Nos agachamos nos despedimos. Esa cicatriz que se reactiva y te une con esos 2+ millones de seres de luz atrapados. Sólo quedaron cuerpos resilientes y escombros.
    Acto 3 La despedida. Ver como se llevan a tu hermana a tu hermano a tu madre a tu padre a tu esposo a tu esposa a tu abuelo a tu abuela a tu tía a tu tío tu primo a tu prima a tu amigo a tu amiga. Verlos por última vez en brazos de los soldados gritando a las 2 de la mañana sin saber a donde van es la última imagen siendo secuestrados por los militares.
    Acto 4 El retornoRefugiados y refugiadas de sus propias tierras esperando retornar. Heredando la resiliencia como el gen más poderoso. Nos cortaron nuestros árboles y nos trataron de enterrar pero no sabían que éramos semillas que volverían a brotar. Porque esas raíces son más fuertes que cualquier militar.